Smiley

3 de mayo de 2016

Vaya al cole que vaya, lo que siempre triunfa es una Happy face.

Es mi manera de corregir las actividades a los más pequeños. Siempre triunfa, y a ellos se les queda la misma cara que al dibujillo que les hago.

  • ¿Eso quiere decir que muy bien?
  • ¡Pues claro!


Así que pensé, que porqué no me hacía ya un sello con la Happy face. Tantos años dibujándola... ya tocaba tener un sello.

Busqué una imagen por internet, que calqué en papel vegetal. La traspasé a la goma de carvado, y después, a carvar.

No sabía si hacerla en positivo o en negativo.
Al final me decanté por la negativa por dos razones: una, gasto menos tinta, por lo tanto, me pringaré menos cuando lo guarde; y dos, a mis alumnos les gusta pintar las caritas por dentro.



Días más tarde le puse como base un tapón de botella de suavizante. Queda grande, pero perfecto.



#Craftycompras III

26 de abril de 2016

¿Quieres ver mis últimas compras craft y alguna cosilla más? No te poerdas este vídeo.

Si te gusta alguna cosilla, tienes algunos links más abajo:












Banderín de papel

19 de abril de 2016

Si hace uno años me hacía un banderín recortando, haciendo plantillas, y gastando tiempo, desde hace unos meses tengo una máquina que los hace mucho más fáciles (puedes recordarlo aquí).

La Banner punch board es un artilugio de We R Memory keepers que compré en la web de Up and Scrap.
Se pueden hacer tres tipos de formas, y puedes decorar cualquier espacio, rincón, fiesta, aula... Además, esta marca, tienen un canal de YouTube en el que te dan ideas, además, combinando diferente productos. Vamos, que dan ganas de comprarlo todo.

Ahora os enseño lo fácil y rápido que es, con un modelo de nombre para decorar una habitación infantil.

Las letras las compré en un pack de los chinos. Las tenía muertas de risa, hasta que me compré la maquinita esta.



Como se ve, sólo hay que colocar el papel a la altura necesaria y pasar la cuchilla por los bordes. Se repite el proceso con tantos papeles como banderines necesitemos.

La misma máquina tiene una perforadora para las esquinas, para poder pasar el hilo o lazo que unirá las piezas.


Aquí arriba veis el acento de la i. Recorte un trocito de una letra, y con la troqueladora de bordes, redondeé el acento para que no perdiera el formato de las letras.

Con cinta de doble cara o pegamento de barra se pegan las letras. Se pasa el cordil, dejando sobrante a ambos lados, y sólo queda encontrar una pared para lucir el banderín. Como pesa poco, se puede pegar con washi tape.




I don't care

15 de abril de 2016

Cuando estoy de vacaciones aprovecho para hacer compras en tiendas físicas (nuevos materiales, deco,...) y para diyear (así me dejo unos cuantos post programados para cuando no tengo tiempo o inspiración). 

Durante mis últimas vacaciones, compré unas cuantas cositas nuevas. (Tengo un vídeo preparado). Entre ellas, las pinturas textiles en spray (que ya quería desde el mes de octubre).

Luego fui a por unas camisetas básicas para tunear una.

Decidí poner texto. I DON'T care.






Ahora veréis que con esta técnica es súper fácil:

Los materiales: camiseta básica, pintura textil en spray, letras de goma eva, pistola de silicona, washi tape, algo para proteger la camiseta por detrás y plancha.


Lo primero que hice fue delimitar la zona con washi tape y colocar las letras. Estas de goma eva son de los chino, y para estampar o hacer esta técnica, van de lujo.






Con la pistola de silicona y una base donde poder escribir, hice la segunda parte del texto Elegí la base trasera de la bandeja que utilizo para dejar la pistola de silicona. Me olvidé de poner un poquito de aceite para despegar bien la palabra. Tuve que hacerlo con un cúter.




Una vez colocadas las letras a mi gusto, protegí la trasera de la camiseta con una base de corte grande.
Y nada, es el momento de echar el spray. Yo combiné rosa y negro, y un poquito de plata.






Dejé un poquito reposar la pintura y fui retirando las letras con mucho cuidado,



Las instrucciones del fabricante dicen que hay que esperar 5 minutos a que se seque. Pero a los cinco minutos no estaba seco. Así que dejé abierta la ventana y dejé secar durante unas cuantas horas.

Después sólo hay que planchar del revés la camiseta. Aproveché y planché a conciencia (¡¡cuántas arrugas tenía!!).






El resultado queda chulo. Pero tendría que haberme comprado otro tipo de camiseta.

En esta última foto, la camiseta ya está usada y lavada. ¿Ha perdido un poco de color, o me lo parece a mí?

Ahora estoy pensando qué más puedo hacer con las pinturas. ¿Ideas?